Tumores Cerebrales

Se conoce como tumor cerebral a la masa que crece dentro del cerebro. Si ésta se origina en el propio cerebro se denomina tumor primario, mientras que el secundario es aquel que surge en otra parte del organismo, principalmente en el pulmón o en la mama, y que en algún momento se ha extendido al cerebro.

Los tumores malignos crecen más rápido, son más agresivos e invasivos para la vida que los benignos. Las principales zonas del cerebro donde tienden a aparecer son el parénquima encefálico, las meninges, los vasos sanguíneos, los nervios craneales, las glándulas, huesos y restos embrionarios. El tumor puede causarle daño al cerebro invadiendo tejidos vecinos o presionando otras áreas del cerebro debido a su propio crecimiento.


En la actualidad se desconocen las causas que originan los tumores cerebrales


Síntomas

Las manifestaciones de los tumores cerebrales suelen aparecer de forma brusca y rápida. Los síntomas varían en función de la zona o las zonas a las que afecten.

Los tumores cerebrales pueden comenzar con crisis epilépticas o con signos comunes a otras patologías, como lentitud de pensamiento, falta de concentración y cambios del carácter o del comportamiento. Además, hay otras manifestaciones secundarias que pueden aparecer como consecuencia del aumento de la presión intracraneal: dolor de cabeza o vómitos, y algunos relacionados con la localización del tumor (alteraciones del lenguaje o del movimiento).

Según la situación del tumor pueden presentar diferentes síntomas:

  • Lóbulos frontales: Los pacientes con tumores en esta zona pueden tener parálisis en la cara o en las extremidades, cambios de humor, falta de atención, trastornos del lenguaje o incontinencia urinaria, entre otras.
  • Lóbulos temporales: En estos casos las personas afectadas pueden desarrollar trastornos visuales, auditivos, del equilibrio, olfato y gusto. Los trastornos del lenguaje y de la memoria, así como las alteraciones de la conducta y de las emociones, también son características de este tipo de tumores.
  • Lóbulos parietales: Estos síntomas son más complejos debido a la ubicación. Los predominantes son los trastornos visuales y la dificultad para reconocer objetos o partes del cuerpo o del lenguaje.
  • Lóbulos occipitales: Los más comunes son los trastornos visuales, como la ceguera.

Si deseas mayor información o tienes un padecimiento como dolor de cabeza intenso, dolor de cuello o columna lumbar, traumatismos craneales, no dudes en contactarnos