Cefalea

La cefalea o dolor de cabeza representa una de las formas más comunes de dolor. Generalmente el dolor de cabeza se presenta de forma intermitente. La cefalea puede provocar dolor y angustia, pero es infrecuente que refleje un problema grave de salud. Sin embargo, cualquier cambio en el patrón o la naturaleza del dolor de cabeza podría ser el síntoma de un problema grave.


Síntomas:

El dolor puede localizarse en una parte o afectar a toda la cabeza de forma más general. La intensidad del dolor suele ser moderada o severa, y con cierta frecuencia puede ser incapacitante para el paciente, obligándole a acostarse y suspender toda su actividad. La frecuencia de los episodios es variable, oscilando entre uno y cuatro o cinco al mes. La duración de una crisis generalmente no sobrepasa las 24 horas, aunque pueden ser muy breves (tres o cuatro horas) o muy largas (hasta tres días).

El tipo de dolor que podría indicar una cefalea se divide de la siguiente forma:

  • Dolor eléctrico (calambre).
  • Dolor opresivo (como un casco).
  • Dolor pulsátil (como un latido).
  • Dolor terebrante (como un taladro).
  • Dolor explosivo.

De forma visible, se pueden detectar los siguientes síntomas:

  • Edema palpebral: párpados más cerrados.
  • Espasmos faciales.
  • Párpados caídos.
  • Anisocoria: diferencias entre la dilatación de las pupilas.
  • Enrojecimiento de ojos.
  • Vértigo.
  • Náuseas y vómitos.

  Existen ciertos síntomas que además requieren de una revisión inmediata:

  • Alteraciones en la visión: (manchas negras, luces brillantes, distorsión visual, visión doble, etcétera).
  • Sensación de hormigueo en brazos y piernas.
  • Erupciones cutáneas.
  • Mareo e inestabilidad al ponerse en pie.
  • Caída de párpados o cambios en el tamaño de la pupila.
  • Rigidez en la nuca
  • Fiebre

 


 

Causas más comunes:

  • Herencia: Aunque la forma de herencia no está totalmente establecida, ya se ha identificado el gen que la transmite situado en el cromosoma 9.
  • Edad:existe en la infancia; aunque es menos frecuente. A estas edades se presenta por igual en niños y niñas. A partir de la pubertad y debido a los cambios hormonales, se dispara la incidencia en las mujeres.
  • Estrés: Es independiente del tipo de estrés y de los factores que lo desencadenan.
  • Alimentos: Chocolate, cacao, vainilla, plátano, frutos secos, cítricos, aditivos de comidas basura, salchichas, quesos fermentados, picantes (alimentos que contengan sustancias con tiramina, glutamato monosódico).
  • Falta o exceso de sueño.
  • Fármacos(vasodilatadores, nitritos, etcétera).

Además de estas causas generales, hay otras específicas relacionadas con el tipo de cefalea que se padezca. Así, en el caso de la cefalea de tensión y según estudios recientes, las causas podrían encontrarse en la zona trigémino-cervical de la cabeza y, más concretamente, en la hiperactividad de los músculos que se encuentran en esta región. En el caso de la cefalea en racimos, el origen apunta posiblemente al hipotálamo como fuente del dolor.


 

Tipos:

A grandes rasgos, se pueden dividir las cefaleas entre primarias y secundarias.

  • Las cefaleas primarias representan el 90 por ciento del total de casos, son aquellas en las que el dolor de cabeza es el único síntoma.
  • las cefaleas secundarias son aquellos dolores de cabeza que surgen a causa de una enfermedad concreta.

 


 

 

Si deseas mayor información o tienes un padecimiento como dolor de cabeza intenso, dolor de cuello o columna lumbar, traumatismos craneales, no dudes en contactarnos